La visión de Satoshi

«El problema fundamental del dinero convencional es toda la confianza que se requiere para hacerlo funcionar. Debemos confiar en el banco central para que no devalúe la moneda. Pero la historia del dinero fiduciario está llena de abusos de esa confianza (…) Hace una generación los sistemas de ordenadores de usuarios múltiples tenían el mismo problema (…) Después llegó la encriptación fuerte y ya no tenía que basarse en la confianza. Los datos podían asegurarse de una forma que hacía imposible que fueran accesibles por otros. Es tiempo de que tengamos lo mismo para el dinero».

Esta interesante reflexión procede ni más ni menos que del enigmático Satoshi Nakamoto, responsable de que muchos de vosotros estéis en este momento leyendo estas líneas y desde luego de que yo las haya escrito.

A pesar de tener más de una década de antigüedad, la frase cada vez cobra más sentido observando como la inconfiscabilidad de bitcoin comienza a ser percibida como la propiedad más valorable dentro del abanico de características de este activo digital, llevando el derecho de propiedad y valor de un bien a un nivel inimaginable hace tan solo unas pocas décadas.

Teniendo en cuenta todas las propiedades de bitcoin, me parece de una tremenda relevancia poder conocer o al menos intuir quién puede estar tras este personaje conocido como Satoshi Nakamoto.

Pero no penséis que lo importante es conocer a la persona o personas en sí mismas, sino más bien, lo relevante es conocer si representa un proyecto, ya que esto nos daría una idea bastante solida del recorrido que tendrá el mismo, de igual modo que cuando conocimos que el desarrollo de Ethereum se realiza desde Zug (Suiza) inmediata e inconscientemente supimos que en cuestión de orden y control, Suiza tiene todo el “know how”, por tanto marcamos a este proyecto y su token, Ether, como candidato a seguir muy de cerca, como así estamos haciendo.

El Sr. Nakamoto no nos da unas pistas tan sólidas.

Como datos personales sabemos que se expresaba en perfecto inglés británico, que sus horarios de actividad correspondían a la costa este de EE.UU. y que mantener su anonimato era prioritario para él.

Sabemos algo más. El 12 de diciembre de 2010 desapareció para siempre con algo menos de 1 millón de bitcoins, lo que hoy son casi nueve mil millones de dólares, razón más que suficiente para desaparecer, pero lo curioso es que estos fondos no se han movido de cartera desde la fecha.

Una vez que conocemos la parte “rosa” del personaje, toca ser prácticos. ¿Alguien piensa que una solución monetaria que está poniendo patas arriba la emisión del dinero a nivel global ha surgido de un canal al margen de los habituales poseedores del control monetario en los últimos 2 siglos?

En otras palabras, si esta fórmula monetaria hubiera nacido de verdad del ingenio de un particular, por muy ciberpunk que fuera, los gobiernos tardarían 5 minutos en destruirlo poniéndole todas las trabas posibles tanto legales como fiscales. Hoy día, seria materialmente imposible comprar bitcoin, Ether, Litecoin ni cualquier otra moneda que se les ocurra de este ecosistema, porque no habría una forma licita de hacer llegar tus dólares o euros a ningún exchage y por supuesto no hablaríamos de cajeros bitcoins en centros comerciales.

Vamos un poco más allá, el motivo por el que existen bifurcaciones en la cadena de boques de bitcoin, que han dado lugar a múltiples proyectos diferentes como Bitcoin ABC (BCH), Bitcoin Satoshi Vision (BSV), Bitcoin Gold, etc. no es otro que la toma del control del Core de Bitcoin en 2015 por la empresa Blockstream, y por tanto de su desarrollo futuro.

Blockstream desde entonces marca las pautas de por dónde debe ir el futuro de Bitcoin, y está claro que su visión (no sabemos si también era la de Nakamoto) es que el bitcoin no tiene como función prioritaria la de ser un medio de pago cotidiano (excelente sin embargo para pagos institucionales de grandes cuantías) y sí la de ser un refugio de valor para el ahorro individual a largo plazo.

Al final, los proyectos y las innovaciones por muy interesantes y resolutivas que sean, han de contar con el apoyo de las instituciones y poderes en la sombra para poder prosperar. Bitcoin, puede que se diseñara con una visión filantrópica por parte de Satoshi Nakamoto, pero desengáñate, si aun sobrevive y goza de buena salud, es porque sirve y servirá a un propósito mayor.

Ahora que lo sabes puedes aprovecharte de ello. Hacer de la necesidad una virtud puede ser tu ventaja.

A pocos días de un suceso tan relevante como el halving de bitcoin que marcará el devenir de los próximos 4 años, te invitamos a conocer todo lo relacionado de este activo digital en nuestro Instituto Financiero Digital de Criptoro (IFDC) también a través de nuestros seminarios online y estar pendiente de otras muchas novedades como el lanzamiento de nuestra wallet. Visita www.criptoro.com.

Efrén Arroyo

Economista, Periodista y Director de Criptoro Digital Blog.

Un comentario de “La visión de Satoshi

  1. Ricardo Medeiro dice:

    Criptoro, empresa moderna ,española ,con proyección mundial,culturizandonos,y animándonos ,a tomar sabias decisiones para salvaguardar e incrementar nuestro patrimonio, esquivando en segun que casos a la todo poderosa ingeniería política de los Estados. Yo soy criptoro.

Los comentarios están cerrados.